Desaparecidos Pilar

El "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983)

El 24 de Marzo de 1976 se produjo en el país un golpe de Estado de las Fuerzas Armadas que derrocó al debilitado gobierno de Isabel Martínez de Perón y dieron inicio al autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983).

El objetivo inmediato era revertir la matriz de relaciones sociales y económicas que el modelo populista/redistribucionista había impulsado a través del Estado y de las organizaciones sindicales.

Siguiendo los postulados del liberalismo económico, se promovió la idea de que sólo el libre funcionamiento del mercado, desligado de "interferencias" políticas, garantizaría una eficiente asignación de recursos. De acuerdo con este supuesto, las políticas aplicadas en la posguerra (políticas de empleo, de distribución de ingresos, de seguridad, bienestar social y de promoción sectorial) aparecían como nocivas, demagógicas y contraproducentes.

La dictadura implementó entonces un plan basado en el liberalismo monetario, que era apoyado por bancos extranjeros y organismos internacionales. El funcionario encargado de cumplir el plan económico de los militares fue José Alfredo Martínez de Hoz. Puso fin al Estado intervencionista, a la protección del mercado interno y al subsidio a empresas. Se congelaron los sueldos y se intervinieron los sindicatos.

En lo económico los resultados finales fueron la acumulación de una gigantesca deuda externa en gran parte de origen privado, desindustrialización, concentración económica, institucionalización de la inflación, caída del salario real, deterioro de los servicios públicos e incremento en los niveles de pobreza.

La brecha social que en los veinte años anteriores se habían reducido, volvió a ensancharse, de manera irreversible. Al final de la transformación que condujo Martínez de Hoz, el poder económico se concentro de tal modo en un conjunto de grupos empresarios, trasnacionales y nacionales, que la puja corporativa y la negociación ya no fueron siquiera posibles.

En lo ideológico, el considerable éxito de los militares no puede ser simplemente explicado a partir del desmoronamiento del gobierno de Isabel Perón, ni por el recuerdo de los hechos de violencia política vividos en los años previos al ’76; sino porque además existieron muchos sectores que concordaron con la supresión de las garantías constitucionales y la instauración de un nuevo orden edificado sobre el silencio.

El Terrorismo de estado

Declaraciones del general Ibérico Saint Jean, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires:

“Primero mataremos a los subversivos, después a los colaboradores, después a sus simpatizantes, después a los que permanezcan indiferentes y por último a los tímidos”

La Junta Militar impuso el terrorismo de Estado, la subversión fue el gran argumento de los militares argentinos; una guerra fue la definición que dieron a los acontecimientos. Julio Cesar Strassera, el fiscal que llevó el peso de la acusación durante el Juicio a las Juntas Militares describió de otra forma lo sucedido dijo: “Fue una cacería”.

Recayó sobre la sociedad una represión implacable sobre todas las fuerzas democráticas y todas las formas de participación ciudadana: políticas, sociales y sindicales. La llamada al “orden” no daba lugar al pensamiento, a la libre expresión, a ninguna voz disidente al nuevo modelo y por supuesto, a ningún tipo de protesta.

Se inauguró de esta manera el proceso autoritario más sangriento que registra la historia de nuestro país. Obreros, estudiantes, sindicalistas, intelectuales, profesionales y empleados fueron secuestrados, torturados, asesinados y "desaparecidos". Mientras tanto, muchos fueron forzados al exilio. Generando un estado de paralización y miedo que repercutió en toda la sociedad.

Que pasó en Pilar

En el año 2006 se inició una investigación para determinar si existieron o no personas víctimas de la represión ilegal que hayan vivido en Pilar, o fueran detenidas en él. Un primer informe dado a conocer ese mismo año arrojó como resultado que existían quince personas detenidas-desaparecidas oriundas de la zona o secuestradas en Pilar. Con posterioridad, en el año 2009 ese número fue actualizado.

Un párrafo aparte merece la denominada “Masacre de Fátima”, ocurrida en la localidad mencionada, el 20 de Agosto de 1976. En una calle que aún hoy sigue siendo de tierra, se mataron y dinamitaron a treinta personas, que -se comprobó luego- fueron ultimadas en total grado de indefección. Todas ellas habían sido secuestradas con anterioridad a esa fecha y se encontraban ilegalmente detenidas en el Centro Clandestino de Detención que funcionó en la Superintendencia de Seguridad Federal. En este sitio ese suceso no será desarrollado pues existe la página www.masacredefatima.com.ar, que contiene y reúne la información de lo acontecido, los nombres y reseñas de quienes fueron identificados, y el largo camino que recorrieron los familiares para la obtención de justicia.

El objetivo de producir esta página web es dar a conocer una investigación que duró más de tres años en la que podemos confirmar con total certeza, que efectivamente en Pilar la represión fue igual o más brutal que en otros distritos. Esta afirmación no es antojadiza, se desprende de haber contabilizado como mínimo veinticuatro personas que en la actualidad se encuentran en calidad de detenidos-desaparecidos y/ o muertos en operativos militares que comenzaron en 1975. Se trata de personas que residían en el distrito o cuya detención ilegal se produjo allí.

Eran en su gran mayoría obreros y empleados politizados, con algún grado de inserción en el movimiento sindical, profesionales con estudios universitarios completos y estudiantes.

Invito a todos a recorrer esta página, y compartir la información que contiene. Para que las actuales y futuras generaciones puedan entender que pasó en aquellos años. Para que sea una información accesible a todos. Para facilitarle a los maestros y profesores explicar que pasó durante la dictadura militar. Para que nadie tenga que invertir años en tratar de averiguar que pasó en Pilar, durante esos terribles tiempos donde se volvió inexistente el estado de derecho.

Para contribuir a la Memoria, la Verdad y la Justicia.
Lorena Ruth Lescano
Productora del Sitio

Introducción


Seguinos en | Producción del Sitio: Lorena Lescano, Cel. 15-5247-2801 | Diseño y Programación Web: Cecilia Auer